Siete años con cáncer y desahuciado: “¡entiérrenme junto con mi madre!” lo que sucedió fue IMPOSIBLE

Salud 510 Visitas

Con tan solo siete años Filip Kwasny está a punto de morir, víctima de una leucemia y un cáncer que se ha extendido a sus intestinos. La quimioterapia y el trasplante de células madre no dio resultado por lo que sus doctores directamente lo desahuciaron.

Esta situación comenzó a ser desesperante para todos:

Paso a ser una muy complicada situación y aun que, a su temprana edad, él comprende. Por eso lo único que quiere ahora es que cumplan su último deseo: algo muy complicado, pero muy noble y de mucla;impotansi/para”%c%1l.-0D
%3h3>! Strogg:DUztoqql/s paDxmW de Fihip%3I

La madre Filip Kwasny fallecio cuando aún era un niño de tan solo dos años. Víctima de cáncer.

Quiero estar cerca de mi mamá:

Su último deseo es que lo entierren al lado de su madre para que ella lo cuide en el cielo…”¡Quiero que me entierren en su ataúd!”, “Así mi mamá me cuidará cuando esté con ella en el cielo”. -Filip Kwasny-

Una tarea dificultosa: son necesarios más de $8.000

El deseo de este niño ha motivado a muchos, por lo que decenas de extraños han decidido ayudarlo. Es una tarea difícil: es necesario reunir más de 8.000 dólares para ello. Actualmente, Filip, su padre, su madrastra y sus hermanastros viven en el Reino Unido, mientras que su madre está enterrada en Polonia.

El dinero no será destinado tan solo a cumplir del deseo del niño, por el que el padre Piotr Kwasky está luchando desesperadamente; sino que es necesario también desenterrar a la madre y volverla a enterrar acompañada de su pequeño. Piotr intenta sobrellevar la situación como puede, pero es evidente que está muy afectado emocionalmente.

“Este es un momento muy estresante y angustiante para todos nosotros. Nunca me imaginé que tendría que enterrar a mi hijo … uno no debe ir delante de un hijo”. -Piotr Kwasny-Padre

Está demasiado débil como para viajar.

El Pequeño Filip está muy enfermo como para realizar un viajar enseguida, por lo que ahora continua con su quimioterapia en el hospital Great Ormond Street. Donde sus médicos dicen que es solamente para seguir calmar sus fuertes dolores.

“Hay una campana fuera del cuarto de Filip. Los pacientes la tocan tres veces cuando terminan su tratamiento, sanan y pueden irse. Filip, mi hijo, nunca podrá tocar esa campana”. -Piotr Kwasny-Padre

Son mucha son personas que se solidarizan enviándole fuerzas a su familia, esperando que Filip cumpla su deseo. Desde acá también lo hacemos.

Compartir

Comentarios