Esta hierba es magica: Usos de la malva que no conocías par alas vias respiratorias, inflamaciones, ulceras y buen laxante

Salud 426 Visitas

La malva, Es originaria de la zona montañosa de Asia y Europa, pero crece en forma cosmopolita en casi todo el mundo. En América, por ejemplo, se ha naturalizado con éxito la Malva Rotundifolia, mientras que en Europa, Asia y África resulta común la M. Sylvestris.

Para uso medicinal, se recolectan las hojas y las flores, que deben estar sanas y limpias (sin manchas de roya), cuando la planta se encuentra en plena floración, con tiempo soleado y estable. Luego se dejan secar en lugar aireado y a la sombra, o en secadero a una temperatura que no supere los 35°C.

Principios activos de la malva

Los principales componentes químicos son: mucílagos, taninos, pigmentos orgánicos (del tipo de las antocianinas), aceites esenciales y vitamina C.

Diferentes beneficios y usos de la malva que no conocías:

  • Combate las afecciones de las vías respiratorias superiores.
  • Alivia catarros y bronquitis.
  • Descongestiona las mucosas irritadas o inflamadas.
  • Facilita la cicatrización de heridas internas como lesiones en mucosas y úlceras del estómago.
  • Actúa como laxante ligero y diurético.
  • Cura erupciones cutáneas.
  • Se usa como colirio para casos de sequedad ocular, infección, enrojecimiento, inflamación, vista cansada etc.

Sugerencias para el uso de la malva:

Infusión, para aliviar los síntomas de resfrío y bronquitis:

Agregar una cucharadita de hojas o flores de malva en una taza de agua hervida, dejar reposar y beber.

Infusión, para aliviar los síntomas de las bronquitis y para aliviar las hemorroides:

Calentar un trozo de raíz picada, del tamaño de una caja de fósforo, en medio litro de agua hasta antes de que hierva. Dejar macerar tres o cuatro horas. Se debe beber de tres a cuatro tazas al día.

Uso en gárgaras, para tratar lesiones de la boca:

Se deben usar cualquiera de las infusiones anteriores para hacer gárgaras, de dos a tres veces al día.

Ensaladas, las hojas de malva son excelentes como laxante:

Hacer hervir hojas frescas de malva en agua y aliñar con aceite y sal. Comer dos veces al día.

Cataplasma, para tratar furúnculos y abscesos:

Calentar las hojas, luego machácalas y aplicar sobre las lesiones de la piel.

Baño de asiento, para aliviar las hemorroides:

Poner un puñado de hojas y raíces de malva en un tiesto con agua hirviendo y exponga la región anal al vapor que se desprende.

Infusión, para sequedad ocular:

Hacer una infusión con una cucharadita de planta seca por vaso de agua, dejar enfriar y colar.

Compartir

Comentarios