Por ello quiero mostrar la brillante solución que el doctor americano Kenneth Dupin encontró para sus padres.