No hay peor dolor en el mundo que perder a un hijo.