La historia fue compartida en la red social china Weibo