Estos estudios no incluyeron a mujeres con traseros artificiales u operados.